miércoles, 14 de octubre de 2015

La fotógrafa Vivian Maier

Desgraciadamente su padre abandonó a su mujer y a ella y entonces ellas convivieron con una pionera de la fotografía.



A sus veinticincos años se mudó a Nueva York y es allí donde pasara el resto de su vida. Trabajó de niñera para una familia, ella poseía una cámara e iba haciendo foto a lo que a ella le interesase sin ningún fin de ganar dinero, sino solamente por placer,  pero nunca llegó a revelar ningún carrete debido a que no podía permitírselo.




En su vejez los tres niños que ella había cuidado como niñera le pagaban el alquiler del apartamento y cuidaban de ella hasta que falleció, sin saber nunca lo buenas que eran sus fotografías.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario